Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

Día Mundial del Corazón

imagen

En Argentina es la principal causa de muerte en adultos, incluyendo a las mujeres. 1 de cada 3 mujeres adultas muere por enfermedades cardiovasculares

Este domingo 29 de septiembre es el día Mundial del Corazón, una iniciativa que busca generar conciencia social, teniendo en cuenta que la primera causa de muerte en Argentina y el mundo son las enfermedades cardiovasculares. La iniciativa mundial 25 x 25, es la propuesta este año por la Organización Mundial de la Salud-OMS, para reducir un 25% la mortalidad por enfermedades cardiovasculares para el año 2025. La Federación Argentina de Cardiología (FAC) se suma como todos los años a la celebración y se suma a la iniciativa “25×25”El foco está puesto en la prevención.
 
Para impulsar el cambio y motivar a todos a contribuir con el cuidado y prevención de la salud del corazón. La campaña de este año lleva como lema: "Sé un Héroe del Corazón"  #HéroesDelCorazón y la propuesta es lograr un cambio necesario para frenar el alarmante progreso del deterioro de la salud cardiovascular
 
Atención a los síntomas y la vida saludable, el foco de la campaña
 
El Día Mundial del Corazón fue creado en el año 2000 para informar a la gente de todo el mundo que las enfermedades cardíacas y los accidentes vasculares cerebrales son la principal causa mundial de muerte.
 
El 31% de las muertes en el mundo se deben a enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte.
 
En Argentina se producen alrededor de 40 mil infartos por año y hay aproximadamente 100 mil muertes de origen cardiovascular anualmente. Solamente en 2014 hubo 314 mil muertes, de ellas el 81% fueron por enfermedades crónicas no trasmisibles, siendo un tercio de ellas por enfermedades cardiovasculares.
  
El 55% de la población es sedentaria, el 37% padece sobrepeso y el 21% obesidad.
 
Por su parte, se observa que entre el año 2000 y 2012 la tasa de mortalidad por 100 mil hombres se redujo de 300 a 250, es decir un 17 % aproximadamente en valores relativos; el resto de las enfermedades crónicas no transmisibles permanecen estables. Sin embargo, si bien esta reducción es alentadora, no alcanza para modificar el panorama de muertes por enfermedades cardiovasculares que sigue siendo la primera causa de muerte en el mundo y en nuestro país.
 
Cambiar el estilo de vida, como por ejemplo dejar de fumar o hacer ejercicio regularmenteayudaría a disminuir en un 80% las enfermedades cardiovasculares. El sólo hecho de caminar 30 minutos por día a un ritmo moderado reduce en un 14% las probabilidades de sufrir algún problema cardiovascular.
 
Pequeños cambios en nuestra vida cotidiana como comer y beber de forma más sana, hacer ejercicio y abandonar el tabaco conseguirían reducir los 17,5 millones de muertes anuales prematuras por enfermedad cardiovascularSin embargo, si continuamos con nuestro estilo de vida actual se calcula que esa cifra no solo no descenderá sino que alcanzará los 23 millones de muertes anuales en el año 2030.
 
- Muerte súbita
 
La muerte súbita es aquella que ocurre naturalmente y de forma inesperada dentro de la primera hora del comienzo de los síntomas. Frente a ese colapso, la persona afectada se desploma, pierde la conciencia, deja de responder, de respirar normalmente y pierde el pulso, y como la muerte cerebral y clínica comienzan a ocurrir entre los cuatro y los seis minutos después del paro cardíaco, resulta fundamental actuar de manera Inmediata y eficazmente.
 
En caso de un paro cardíaco por fibrilación ventricular, si se aplica RCP y desfibrilación dentro de los primeros tres minutoslas posibilidades de llegar con vida a un hospital se acercan al 79%: los primeros minutos son vitales, ya que por cada minuto que la víctima pasa sin recibir maniobras de RCP, pierde un 10% de posibilidades de ser reanimado.
 
- Artículos Relacionados
 
Muerte súbita.
 
Los factores de riesgos
 
Hipertensión. la hipertensión no controlada aumentó de 600 millones a mil millones de personas, entre 1980 y 2008.
 
Obesidad infantil. La padecen 1 de cada 10 niños en edad escolar. 42 millones de ellos tiene menos de 5 años.
 
Tabaquismo. Actualmente existen 1.000 millones de fumadores en el mundo.
 
Diabetes. Han aumentado los casos en más de un 50% en los últimos diez años, sobre todo en los países de Europa.
 
Actividad física. A nivel mundial, en el año 2010 se registró que el 23% de los adultos realizan actividad física insuficiente.
 
“El corazón trabaja sin parar cada segundo de nuestras vidas por lo que debemos ser compasivos y cuidarlo. Adoptar ciertos hábitos saludables puede hacer una gran diferencia, sin significar demasiado esfuerzo. Las personas que logran seguir estas pautas no solo viven más, sino que lo hacen en mejores condiciones (calidad de vida)”, explica el Dr. Hernán Proveramédico cardiólogo y Jefe del Departamento de Riesgo Cardiovascular de INEBA.
 
Basta con mejorar uno o dos de los mencionados ítems para reducir las posibilidades de sufrir de enfermedades del corazón.
 
- Cómo reducir los factores de riesgo
 
Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, aunque la mayoría de ellas podrían prevenirse actuando sobre los factores de riesgo como son:
 
- Dormir MAL
- El consumo de tabaco
- Una dieta inadecuada
- La obesidad
- La inactividad física (sedentarismo)
- La hipertensión arterial
- La diabetes
- El aumento de los lípidos
 
Hay que incrementar los hábitos saludables relacionados con la actividad física, la defensa de los ambientes libres de humo de tabaco y alcohol, la alimentación saludable (más frutas y verduras).
 
Los factores de riesgo deben ser controlados; es necesario mantener una dieta baja en grasa y colesterol, reducir el consumo de salevitar el tabacorealizar ejercicio, mantener un peso saludable y controlar la presión arterialRealizar un chequeo médico preventivo anual. Estas modificaciones  evitarían miles de muertes producidas por infartos cardíacos y cerebrales.
 
 
- Signos de alerta del ataque cardíaco
 
El infarto de miocardio se produce cuando una arteria se obstruye o se estrecha y el flujo sanguíneo no puede llegar hasta el músculo cardíaco. Como consecuencia, el oxígeno deja de llegar al miocardio y las células que no reciben esa sangre rica en oxígeno empiezan a morir.
 
Las arterias coronarias se pueden estrechar por distintas causas. Las más comunes son un coágulo de sangre y la aterosclerosis (el depósito e infiltración de grasa en las paredes de las arterias)
 
- Presión, ardor, tensión o molestia opresiva en el pecho que dura cinco minutos o más.
- Molestia constante que parece indigestión.
- Presión incómoda en el pecho que se irradia a los hombros, los brazos, el cuello, la mandíbula o la espalda.
- Mareo, desmayo, sudor o malestar en el estómago.
- Ansiedad, debilidad, náuseas, vómitos o cansancio sin motivo aparente.
- Dificultad para respirar sin que haya una razón obvia y sentir alteraciones de los latidos normales del corazón, con sudor inexplicable y palidez.
 
- Prevención para un corazón saludable
 
1) Ejercicio: es necesario hacer ejercicio aeróbico (caminatas rápidas, trote, ciclismo), por lo menos tres veces por semana durante 30 minutos para fortalecer el corazón. Períodos cortos de ejercicio físico que sumen 30 minutos por día son tan beneficiosos para la salud como lo son 30 minutos continuos de ejercicio.
 
2) Dieta: debe incluir frutas, verduras, cereales, carnes magras y pescado. Se aconseja reducir el consumo de grasa, reducir el colesterol y limitar el consumo diario de sal. De este modo se reducen tres de los principales factores de las enfermedades del corazón: colesterol elevado, hipertensión arterial y exceso de peso.
 
3) Colesterol: el exceso de colesterol en sangre se acumula en las paredes de las arterias, contribuyendo al proceso de arterioesclerosis. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl; éste es un factor determinante en la aparición de la enfermedad cardiovascular. Las personas con niveles de colesterol en sangre de 240 tienen el doble de riesgo de sufrir un infarto de miocardio. 
 
4) Consumo de alcohol: excederse de un consumo moderado de alcohol puede ocasionar problemas relacionados con el corazón tales como presión arterial alta, accidentes cerebrovasculares, latidos irregulares y cardiomiopatía (enfermedad del músculo cardíaco). Las calorías del alcohol a menudo aumentan la grasa corporal, lo cual puede aumentar el riesgo cardiovascular.
 
5) Estrés: en los momentos de estrés, el corazón se acelera y aumenta la presión arterial. Cuando esto sucede, el corazón necesita más oxígeno. El estrés también puede dañar las arterias debido a una mayor producción de hormonas y a un aumento del flujo sanguíneo durante la respuesta al estrés, empeorando las enfermedades del corazón.
 
6) Descanso: las personas que no logran conciliar bien el sueño tienen un alto riesgo de sufrir  taquicardias. A este problema hay que prestarle especial atención ya que, el hecho de no dormir bien, puede producir una sensación de ansiedad que puede conducir a malos hábitos alimenticios.
 
7) Presión arterial: la hipertensión arterial es la elevación, sostenida en el tiempo, de la presión arterial sistólica (que se conoce como la máxima, por encima de 140/90mmHg) y/o de la diastólica (conocida como la mínima). Habitualmente no da ningún síntoma, pero es importante detectarla y tratarla porque está relacionada con enfermedades cardíacas graves como la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio.
 
8) Revisiones médicas: a partir de los 40 años es recomendable realizar revisiones médicas de forma periódica. Especialmente en personas con antecedentes familiares de enfermedad cardiaca, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad y tabaquismo.
 

 

Proyecto Salud